lunes, 20 de julio de 2009

Forty Years Ago - Hace 40 años

I was an eight-year-old girl forty years ago and one of my precious memories is that of today. The moment when Neil Armstrong, Buzz Aldrin and Michael Colins landed on the Moon will always be and unforgetable one. We did not have TV in my town then so all I remember is the sight of my Grandfather Rodolfo, then 93, listening to the radio and saying he would not believe it until he saw it. Unfortunately, he did not make it to be able to witness it on TV or videos as we can now.
I always compare that moment to the time when Columbus came to America for the first time. I think the world changed after that. Humanity changed, our vision of the "known universe" broadened.
I just wanted to remember that today and pay tribute to those who dared dream and believe in themselves hard enough to persue a goal.
President Kennedy said: "We chose the goal of the Moon [. . . ] not because it is easy but because it is hard."

Hace 40 años yo tenía solo 8 y hay pocas cosas que recuerdo tan vívidamente como ese día en que el hombre llegó a la luna. Cuando Neil Armstrong puso su pie por primera vez en la luna en mi ciudad no habia TV por lo que escuchamos la transmisión por radio.
Recuerdo muy claramente a mi abuelo Rodolfo con 93 años, parado junto a la heladera con su cabeza apoyada en brazos a la altura de la radio que estaba sobre ella y diciendo: "Si no lo veo, no lo creo". Lamentablemente el no vivió para verlo en la tele o en videos como nosotros (y hoy por internet).
Este humilde recuerdo es para esos hombres que se atrevieron a soñar y creyeron en sí mismos al punto de aventurarse a lo desconocido y tener éxito.
La llegada del hombre a la luna puede ser comparada con la llegada de Colón a América. Ese hecho cambió el mundo y nuestra conciencia como seres en el universo conocido.
El Presidente Kennedy había dicho al iniciar las misiones Apolo: "Elegimos la meta de la Luna no porque sea fácil sino porque es difícil."

Por los sueños, los soñadores un poco locos y por los aventureros de hoy y de siempre.


Un abrazo, ma.ma.